Diseño de interiores: reformas integrales, diseño de oficinas, interiorismo comercial, decoración bares y restaurantes, diseño de farmacias.

* PINCHAR EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Saber hacer
Una experta utilización de los recursos decorativos y una distribución perfecta para las necesidades de los propietarios son las claves de esta vivienda creada por Sube Interiorismo.

Sube Interiorismo creó un amplio y acogedor salón donde la luz es la protagonista. La biblioteca combina líneas diagonales y horizontales para crear un bonito juego visual.

El comedor destaca por sus muebles de diseño, ligeros que se integran en el conjunto visual de la estancia.

La cocina se comunica con el salón con un pasillo, donde se construyó un botellero para vino, iluminado con leds, que deja entrever el salón.

Mediante una distribución inmejorable y un mobiliario de calidad, de Santos Estudio, Sube creó una cocina cálida, el centro de las reuniones familares.

La madera en el suelo unifica la cocina con el resto de la vivienda. La mesa es de Ebanisteria Landa.

El dominio de la luz es una de las claves de esta cocina. El mobiliario es de Santos Estudio y la iluminación de Susaeta Iluminación.

La cocina cuenta con una barra para desayunos o comidas rápidas.

Sube se encargó de la transformación completa de este piso de 160 m2 situado en el bilbaíno barrio de Begoña. Este estudio de interiorismo coordinó la obra, seleccionó los materiales y acabados, diseñó la iluminación, los muebles y todos los detalles decorativos. «La reforma fue integral porque sus propietarios demandaban otra distribución acorde a sus preferencias y prioridades», explica Begoña Susaeta. Así, el resultado ha sido inmejorable y ha dado lugar a un ambiente acogedor con inteligentes soluciones entre las que destaca la luz perfecta en cada estancia.

Un botellero iluminado con leds separa el salón del pasillo

«Se cuidó especialmente la iluminación, como en todos nuestros proyectos, procurando utilizar luminarias eficientes y con leds de tonos cálidos, luz de acento en los paños que queríamos destacar y luz general en zonas de armarios etc.», continúa Begoña. Asimismo, para esta esmerada decoración, se utilizaron materiales cálidos, como el suelo de roble tricapa de 22 cm de anchura, que da uniformidad a toda la casa, incluida la cocina. Con la misma finalidad, la de unir ambientes, se optó por los mismos tonos neutros en todos los espacios. «Excepto en los dormitorios de los niños, donde se tuvo muy en cuenta sus gustos», aclara Begoña. Cabe resaltar la pared del salón, donde se utilizó un empanelado, pintado en la misma pintura plástica sedosa que el resto de los muros. La entrada de la casa está abierta al salón y delimitada por una columna. A través de ella, se accede a un espacio abierto y luminoso presidido por un amplio ventanal con lamas de madera y una biblioteca que alterna líneas horizontales con otras diagonales para crear así un bonito juego visual. En el centro, un sofá de líneas modernas en color piedra donde unos almohadones dan un toque de color. Begoña nos cuenta que «este salón y la habitación colindante estaban incorporados a una terraza que se había cerrado antaño y que configuraba una galería, a la que no encontramos mucha utilidad como tal, por lo que integramos parte de ella al salón y otra parte al espacio que se convirtió en estar y zona de despacho». Otra acertada solución fue la de instalar entre estos dos últimos lugares unas venecianas de madera, que separan o aíslan visualmente los espacios con distintos usos. Estas ideas dieron lugar a un salón de una mayor superficie y en la zona que antes ocupaba la galería, un pequeño rincón con butacas de lectura. «En él, cambiamos la climatización ya que en esta galería por su orientación y luminosidad hace un excesivo calor», dice la interiorista. Por otro lado, el equipo de Sube reservó un rincón para el comedor, ya que los propietarios no deseaban separarlo. Con un elegante fondo empanelado sobre el que se colgaron dos grabados en blanco y negro, la mesa y la sillas de madera destacan por su ligereza, que les permite integrarse en todo el conjunto. A su lado, una lámpara de pie de gran pantalla refuerza la claridad.

Materiales naturales, muebles de diseño y una perfecta distribución dan protagonismo a la cocina

Otra de las claves de este proyecto fue la cocina, que se ha convertido en una pieza relevante. Está ideada para vivir, compartir y pasar grandes momentos. Para ello, integraron en la misma habitaciones que no eran necesarias para los propietarios, como el dormitorio y el cuarto de baño de servicio. A continuación, se ubicó una gran cocina en isla, «que invitaba a la reunión, donde todo el mobiliario de la misma y los electrodomésticos quedasen integrados. También se incorporó el antiguo tendedero para darle un mayor aporte de luz natural y se iluminó con puntos específicos para crear esa atmosfera antes mencionada», continúa Begoña Susaeta. Una terminación exclusiva que confiere identidad a esta casa es el botellero para vino, iluminado con leds, que separa el salón con el pasillo.

Por lo que respecta a los dormitorios, «ocupaban un espacio adecuado, según nuestro criterio y apenas se hicieron modificaciones respecto a la distribución original», aclara Begoña. En el principal, se movió el tabique del cuarto de baño, para dar a este, una mayor anchura. Además, se dispuso una ventana alta, sobre el espejo, para dotarle de luz natural. Un cabecero de tapicería gris en las que se colocaron los focos de lectura, unas mesillas claras de líneas rectas y una ropa de cama blanca hacen el resto para lograr un ambiente que invita al descanso. En cuanto al cuarto de baño, es de mármol travertino color arena con un mueble de madera clara y líneas geométricas sobre el que llama la atención el lavabo exento. (…)

DECORACIÓN & TENDENCIAS. Revista. Producción editorial SRB, SL. 28 marzo 2014, pp 10-18

Y online en:

El correo, suplemento Decoracion y tendencias [online]: “Saber hacer”. 28 marzo 2014: http://info.elcorreo.com/suplementos/decoracion/2014/marzo/files/assets/basic-html/page10.html

* PINCHAR EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Saber hacer
Una experta utilización de los recursos decorativos y una distribución perfecta para las necesidades de los propietarios son las claves de esta vivienda creada por Sube Interiorismo.

Sube Interiorismo creó un amplio y acogedor salón donde la luz es la protagonista. La biblioteca combina líneas diagonales y horizontales para crear un bonito juego visual.

El comedor destaca por sus muebles de diseño, ligeros que se integran en el conjunto visual de la estancia.

La cocina se comunica con el salón con un pasillo, donde se construyó un botellero para vino, iluminado con leds, que deja entrever el salón.

Mediante una distribución inmejorable y un mobiliario de calidad, de Santos Estudio, Sube creó una cocina cálida, el centro de las reuniones familares.

La madera en el suelo unifica la cocina con el resto de la vivienda. La mesa es de Ebanisteria Landa.

El dominio de la luz es una de las claves de esta cocina. El mobiliario es de Santos Estudio y la iluminación de Susaeta Iluminación.

La cocina cuenta con una barra para desayunos o comidas rápidas.

Sube se encargó de la transformación completa de este piso de 160 m2 situado en el bilbaíno barrio de Begoña. Este estudio de interiorismo coordinó la obra, seleccionó los materiales y acabados, diseñó la iluminación, los muebles y todos los detalles decorativos. «La reforma fue integral porque sus propietarios demandaban otra distribución acorde a sus preferencias y prioridades», explica Begoña Susaeta. Así, el resultado ha sido inmejorable y ha dado lugar a un ambiente acogedor con inteligentes soluciones entre las que destaca la luz perfecta en cada estancia.

Un botellero iluminado con leds separa el salón del pasillo

«Se cuidó especialmente la iluminación, como en todos nuestros proyectos, procurando utilizar luminarias eficientes y con leds de tonos cálidos, luz de acento en los paños que queríamos destacar y luz general en zonas de armarios etc.», continúa Begoña. Asimismo, para esta esmerada decoración, se utilizaron materiales cálidos, como el suelo de roble tricapa de 22 cm de anchura, que da uniformidad a toda la casa, incluida la cocina. Con la misma finalidad, la de unir ambientes, se optó por los mismos tonos neutros en todos los espacios. «Excepto en los dormitorios de los niños, donde se tuvo muy en cuenta sus gustos», aclara Begoña. Cabe resaltar la pared del salón, donde se utilizó un empanelado, pintado en la misma pintura plástica sedosa que el resto de los muros. La entrada de la casa está abierta al salón y delimitada por una columna. A través de ella, se accede a un espacio abierto y luminoso presidido por un amplio ventanal con lamas de madera y una biblioteca que alterna líneas horizontales con otras diagonales para crear así un bonito juego visual. En el centro, un sofá de líneas modernas en color piedra donde unos almohadones dan un toque de color. Begoña nos cuenta que «este salón y la habitación colindante estaban incorporados a una terraza que se había cerrado antaño y que configuraba una galería, a la que no encontramos mucha utilidad como tal, por lo que integramos parte de ella al salón y otra parte al espacio que se convirtió en estar y zona de despacho». Otra acertada solución fue la de instalar entre estos dos últimos lugares unas venecianas de madera, que separan o aíslan visualmente los espacios con distintos usos. Estas ideas dieron lugar a un salón de una mayor superficie y en la zona que antes ocupaba la galería, un pequeño rincón con butacas de lectura. «En él, cambiamos la climatización ya que en esta galería por su orientación y luminosidad hace un excesivo calor», dice la interiorista. Por otro lado, el equipo de Sube reservó un rincón para el comedor, ya que los propietarios no deseaban separarlo. Con un elegante fondo empanelado sobre el que se colgaron dos grabados en blanco y negro, la mesa y la sillas de madera destacan por su ligereza, que les permite integrarse en todo el conjunto. A su lado, una lámpara de pie de gran pantalla refuerza la claridad.

Materiales naturales, muebles de diseño y una perfecta distribución dan protagonismo a la cocina

Otra de las claves de este proyecto fue la cocina, que se ha convertido en una pieza relevante. Está ideada para vivir, compartir y pasar grandes momentos. Para ello, integraron en la misma habitaciones que no eran necesarias para los propietarios, como el dormitorio y el cuarto de baño de servicio. A continuación, se ubicó una gran cocina en isla, «que invitaba a la reunión, donde todo el mobiliario de la misma y los electrodomésticos quedasen integrados. También se incorporó el antiguo tendedero para darle un mayor aporte de luz natural y se iluminó con puntos específicos para crear esa atmosfera antes mencionada», continúa Begoña Susaeta. Una terminación exclusiva que confiere identidad a esta casa es el botellero para vino, iluminado con leds, que separa el salón con el pasillo.

Por lo que respecta a los dormitorios, «ocupaban un espacio adecuado, según nuestro criterio y apenas se hicieron modificaciones respecto a la distribución original», aclara Begoña. En el principal, se movió el tabique del cuarto de baño, para dar a este, una mayor anchura. Además, se dispuso una ventana alta, sobre el espejo, para dotarle de luz natural. Un cabecero de tapicería gris en las que se colocaron los focos de lectura, unas mesillas claras de líneas rectas y una ropa de cama blanca hacen el resto para lograr un ambiente que invita al descanso. En cuanto al cuarto de baño, es de mármol travertino color arena con un mueble de madera clara y líneas geométricas sobre el que llama la atención el lavabo exento. (…)

DECORACIÓN & TENDENCIAS. Revista. Producción editorial SRB, SL. 28 marzo 2014, pp 10-18

Y online en:

El correo, suplemento Decoracion y tendencias [online]: “Saber hacer”. 28 marzo 2014: http://info.elcorreo.com/suplementos/decoracion/2014/marzo/files/assets/basic-html/page10.html

Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Los comentarios están cerrados.