Diseño de interiores: reformas integrales, diseño de oficinas, interiorismo comercial, decoración bares y restaurantes, diseño de farmacias.

¿Por qué en el norte no cuidamos mas el diseño de nuestros porches y terrazas?

Ya sé que no son las fechas adecuadas para hablar de este tema, pero es un apartado del diseño al que doy muchas vueltas… Hoy me tocaba.
Siempre me ha llamado la atención que viviendo en un lugar donde llueve una media de 180 días al año, lo poco que cuidamos los espacios que dedicamos a comer o relajarnos en el exterior.
Muchas veces, paseando por pueblos o urbanizaciones, observo casas o chalets, en ocasiones nuevas, muchas estupendas, algunas grandes y otras enormes, en las que imagino todo tipo de comodidades en su interior, pero que, si alcanzo a ver su jardín o porche, me decepcionan en la mayor parte de los casos. Son, con bastante frecuencia, espacios pequeños en comparación con la edificación y demasiadas veces, desprotegidos y mal orientados, porches donde parece que se ha puesto muy poco interés en el diseño y que resultan faltos de confort y personalidad. Aparentan ser el último detalle del proyecto en el que se ha pensado e invertido, cuando a mí modo de ver, teniendo el privilegio de disponer de una vivienda con un trocito de jardín o una terraza, debería de ser el espacio al que en primer lugar sacar un mayor rendimiento con un buen diseño. O uno de los primeros. Y tratar de estirar el tiempo que podemos aprovecharlos.
Algunos de los que me leáis, entenderéis de que estoy hablando, si vives en un adosado y te asomas a tu pequeño jardín, observarás que el alero que guarece tu terraza o porche de la lluvia o del frío, será apenas tan grande como un balconcito suspendido de vuestra fachada. Simplemente servirá para instalar un pequeño toldo para protegerte tal vez del sol, pero nunca de la lluvia o del frío.
Si, ya lo se, no vivimos en el Mediterráneo y nuestra vida a la intemperie es bastante limitada, ¿pero no es precisamente esta circunstancia la que debería de preocupar a los arquitectos y promotores para proporcionar viviendas en las que fuese más atractivo este aspecto?. Si, también lo sé, nuestro terreno es escaso y un porche cubierto, siempre computa por el 50% de su superficie en cuanto a la edificabilidad, pero, ¿y alguien que promueve su propia vivienda no piensa desde el principio en cómo va a poder aprovechar su espacio exterior el mayor número de días posibles?.
En SUBE siempre hemos pensado, que es en aquí en el norte, donde más debemos de proyectar y pensar en una cubierta que nos proteja lo suficiente, un futuro cierre, en qué tipo de estructura o toldo poner, en cómo iluminarlo, tal vez calefactarlo, que mobiliario será el más resistente si nuestro porche no está completamente cerrado y hay que dejarlo todo el invierno en el exterior porque no dispongo de un sitio para poder guardarlo o simplemente, porque quiero tenerlo todo el año expuesto. En fin, soñar desde el primer día, en cómo será el lugar, que más satisfacciones nos dará en nuestra nueva vivienda con jardín o terraza.
La imagen que os muestro, es la de un porche de una vivienda que rehabilitamos en el País Vasco. Como en los casos que os comento, no disponía de una cubierta o alero y su pavimento eran unas losas en piedra llenas de musgo. Diseñamos esta pérgola que se construyó con una estructura metálica, acompañada de unos toldos de vela y una cubierta de vidrio especial. Cuidamos de forma especial la iluminación con la ayuda de Susaeta Iluminación y buscamos un mobiliario adecuado para resistir la intemperie y que fuese del gusto de los clientes, en Gandia Blasco encontramos el producto adecuado. El pavimento de madera de IPE nos ayudó a dar ese punto de espacio sugerente y acogedor.
Un espacio como continuación del propio salón de la vivienda. ¡Entra y visítalo!

Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Los comentarios están cerrados.