Diseño de interiores: reformas integrales, diseño de oficinas, interiorismo comercial, decoración bares y restaurantes, diseño de farmacias.

¿Adquirir una vivienda nueva o de segunda mano? Ventajas e incovenientes.

A este dilema nos hemos enfrentado muchos y otros tanto lo siguen haciendo al día de hoy.

Voy a dar mi opinión, con la que no todos estarán de acuerdo, además, la misma es diferente en muchos casos y también dependerá de la situación coyuntural en la que nos encontremos y las circunstancias de cada uno. Yo misma he adquirido una vivienda de cada uno de los casos en distintas etapas de mi vida.

Desde mi experiencia y punto de vista, la vivienda de segunda mano reformada, es la que ofrece mayores posibilidades de satisfacer completamente a sus nuevos propietarios.

Y este es un momento óptimo para adquirirlas, sin olvidar que las nuestras también se van a vender más baratas y que tendremos que hacer una inversión en esa reforma.

En la mayoría de los casos, la vivienda antigua, se rehabilita cumpliendo exactamente con las expectativas de los clientes en cuanto a distribución, número de estancias y disposición de las mismas. También cumple con frecuencia con muchos más parámetros de confort en cuanto a instalaciones y materiales, priorizando los que cada uno valora más; Tienes el suelo que quieres, las ventanas de la marca más recomendada, la luz que te agrada y los armarios con los que soñabas.

Por contra, tienes que afrontar una obra importante, que siempre va a absorber parte de tu tiempo y te va a suponer un gran esfuerzo, no sólo de inversión. Es importante que selecciones bien la empresa o el profesional que va a desarrollar esos trabajos, desde la confianza en su trayectoria y experiencia para poder delegar en los mismos la elección de productos y detalles que no sean imprescindibles y que los profesionales habrán de preseleccionar teniendo en cuenta nuestras preferencias y presupuesto, para que nosotros podamos seguir dedicándonos a nuestros quehaceres.

No olvides que esos profesionales, no sólo han de tener “buen gusto”, deberán de contar con los conocimientos técnicos suficientes por si se presentase un problema que suele ser más frecuente en este tipo de vivienda que en las nuevas.

La vivienda nueva, a mi modo de ver, ofrece la ventaja de no tener que hacer tantos trabajos en las mismas y que todas las instalaciones básicas y la edificación, son a estrenar. Además de emplazamientos y otras preferencias.

Sin embargo, en la situación actual en la que nos encontramos, aunque aparentemente ha abaratado también estas viviendas en nuestro territorio, la escasez de suelo y otras singularidades, hacen, según mi criterio, que el producto que aquí se vende, salvo contadas excepciones, sea muy pequeño para el precio por el que se adquiere.

En una vivienda antigua, casi siempre hay metros cuadrados que rascar, baños que multiplicar, un pasillo que eliminar, por desgracia, en algunas viviendas nuevas en las que ha llegado un plano a mis manos, está completamente exprimido el resultado. No hay muchas vueltas que dar.

En cualquier caso, no olvidéis tener en cuenta en la adquisición de la vivienda de segunda mano, el estado de la edificación, también de los elementos comunes y como no, consultad si es posible la modificación de baños y cocinas teniendo en cuenta las bajantes disponibles.

Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Los comentarios están cerrados.